St. Barths Online

Quien viene a las isla de San Barth ?

Los Americanos Acomodados Clásicos – Según la opinión general, son los visitantes ideales, No causan alboroto, son siempre amistosos y corteses, y no se dejan intimidar por los precios exorbitantes.

 

Las Celebridades - Sin la formación y la paciencia de un detective, no los verán paseando por la isla, a no ser que sean bastante jóvenes, o bastante egocéntricos para necesitar ser reconocidos y admirados en dosis frecuentes. Van y vienen, pasan unos días en villas al interior de propiedades muy privadas, y, de vez en cuando, van a los restaurantes de la isla donde las reservas son obligatorias. La impresionante lista de celebridades inefablemente mencionadas en las revistas de viaje como parte de la escena de Saint-Barth, es una curiosidad menor para la mayoría de los residentes, que no reconocen a Harrison Ford, Liz Claiborne, Beyoncé o los Black Eyed Peas aunque se los encuentren delante de la puerta.

 

Los « hacedores de modas » de éxito en los medios de comunicación – no son las estrellas del mundo del cine o de la televisión, sino una parte de los productores, directores, agentes y técnicos que hacen la celebridad posible, y ganan mucho dinero en el proceso. Por naturaleza, poseen demasiada energía y les cuesta concentrarse durante mucho tiempo en el mismo tema, y, con frecuencia llevan gorras de béisbol y camisetas con logos enigmáticos que sólo comprenden ellos, sus socios, y aquellos que estudian ardientemente las publicaciones que se refieren al show-business.

 

Yachtsmen – esta categoría se extiende de los propietarios de enormes yates internacionales y sus invitados a los nómadas deliberadamente indigentes cuyos barcos construidos artesanalmente testifican de la influencia de los ángeles guardianes.

 

Jóvenes Parisinos con éxito – Son fáciles de reconocer. Llegan vestidos de negro y de blanco, tan pálidos que dan miedo. Sonríen raramente y cada uno de sus gestos da la impresión de haber sido ensayado a la perfección. Esta categoría es la que parece tirar los mejores beneficios de San Barth. Empiezan su estancia como animales perseguidos, furtivos y sospechando de todo. A su partida poseen un bronceado dorado, están en paz con su ambiente y han encontrado el vigor optimista de sus años de universidad.

 

Los pasajeros de paquebotes de crucero – Barrigones, pelo gris y una tímida actitud amistosa que disminuye a lo largo del día. No parecen saber porqué se encuentran aquí. Parecen mas cómodos con actividades que les son familiares, como comprar una camiseta o pasearse en taxi. La horda de filipinos dirigiéndose hacia las bodegas que venden licores sin impuestos son parte de la tripulación.

 

Una categoría particular de visitantes náuticos es la de los pasajeros y miembros de la tripulación de los « pilótelo usted mismo » Square Riggers. Con frecuencia los cruzamos, paseando, subiendo y bajando la carretera que lleva a San Jean. Muchos son excéntricos de mediana edad con una predilección marcada por los sombreros extraños. También nos podemos encontrar con grupos de chicas con un físico que muestra una vida de dura labor, en búsqueda de una aventura romántica. Todos parecen disfrazados para un baile de disfraces para el que el tema todavía no ha sido definido. Se aprecia claramente que se lo están pasando formidable, pocos visitantes se divierten tan abiertamente.


Búsqueda en el lugar


La publicidad de gran alcance

Amplíe su poder de la publicidad con el # 1 en St. Barths.

Más información »


 
Patrocinadores Oficiales